Radios Libres Estado español.

Inicios de las Radios-emisoras Libres en el Estado español.
En el estado español podemos insertar la aparición de las primeras Radios/emisoras Libres en el contexto de los procesos de confrontación social de carácter asambleario, desplegados básicamente en el transcurso del último quinquenio de los setenta (Gasteiz 76, ocupación del rectorado de la Universidad Autónoma de Barcelona en el 77, Institutos y Escuelas en lucha…). También tienen que ver las experiencias Europeas (la Italiana sobre todo) y algunas iniciativas de personas críticas que pertenecían al mundo de la información.
Los postulados más importantes de las primeras Radios Libres en el Estado español eran:

* emitir libremente y sin cortapisas.
* rechazo a los mass media institucionales.

* la independencia respecto a partidos y sindicatos.

* la oposición al sistema sociopolítico vigente.

“PROPUESTA PARA UNA RADIO LIBRE”

“Entendemos como objetivo prioritario y global de la radio el dar la palabra a la gente. GENTE con mayúscula. Es decir, a todas esas personas que no tienen en su vida la oportunidad de expresarse a través de un medio para comunicarse en su verdadero sentido con las demás.

No partimos de utopías comunicacionales. Cuando hablamos de gente NOS REFERIMOS A LOS SECTORES QUE ACTUALMENTE ESTÁN MARGINADOS (SEAN CONSCIENTES O NO) DE UN PROCESO COMUNICATIVO que implica también muchas veces los órganos de expresión de partidos políticos e incluso centrales sindicales.

Como no somos masoquistas ni apóstoles creemos que una de las pretensiones de la radio es la de divertir a la gente. Recobrando todo lo que de placer, juego fiesta y por lo tanto subversión contiene la diversión de verdad.
Consideramos que el término GENTE engloba a todos aquellos sectores no afiliados a siglas concretas (políticas o sindicales) que se denominan genéricamente como Movimiento y que se sitúan dentro del marco de cambio social total y lucha dentro de la vida cotidiana. No tenemos (vaya por delante) una alergia especial a las siglas, pero contamos con suficiente experiencia en lomos ajenos (léase Radios Libres Europeas) como para saber que una radio portavoz de un sindicato o partido político no entra dentro de lo que pretendemos. Ello no quiere decir que cerremos el micrófono a partidos políticos o centrales sindicales, ni mucho menos. Sólo significa que no queremos ser portavoz de nadie para así poder dar, con toda independencia y autonomía, la palabra a todas (a todas las que quieran, claro).

Pensamos que la radio ha de dar contrainformación en un momento en que una pretendida información democrática silencia hechos importantes.
También consideramos importante elaborar una radio-provocación, rescatando el término de peligrosas connotaciones policiales o ultras. Queremos provocar la palabra, la respuesta, en la gente a la que se ha enseñado únicamente a asentir.
Tampoco queremos hacer (los Hados nos liberen) una radio militante en el sentido ortodoxo del término, es decir una radio en la cual el emisor se considera en posesión de la verdad y la sirve a la sufridísima receptora. Pretendemos encontrar en las ondas un lugar de ensayo y debate.
Consideramos también que en su interior no debe existir la división social del trabajo tal como se entiende en cualquier empresa. Es decir, todos los elementos tendremos que conocer algo del conocimiento técnico, saber leer una noticia o mantener una entrevista… al margen de que haya unos que lo hagan mejor que otros.
Cuando nos referimos al término Movimiento, consideramos que no se trata de una radio para dar a conocer los distintos sectores dentro de estos Movimientos (feministas, gays, objetores de conciencia, ecologistas, etc..) sino una radio en la que participen estos movimientos para dar un sentido global de la vida de las oyentes. Creemos que de esta forma la radio puede servir tanto para exponer y difundir prácticas autónomas que existen como de lugar de encuentro del propio Movimiento (uno de los lugares de encuentro).
Debe ser una radio desmitificadora (incluso de si misma) y de crítica constructiva cariñosa y por lo tanto dura dentro del movimiento. “Nada de ombligos felices”, es nuestro lema.
Hay que dejar bien claro que, como no queremos utilizar la manipulación de los grandes medios de información, uno de nuestros objetivos es la subjetividad total. Que nadie se lleve a engaño.
Y por último debe ser una radio que incite a la comunicación al margen de la propia radio, es decir, que potencie lugares de encuentro entre los diversos sectores o simplemente entre distintas personas”
En junio de 1980 se realizan unas jornadas estatales sobre Radios Libres con la participación de gente de Catalunya, Euskadi y Valencia principalmente. Después vendrían otras jornadas y coordinadoras hasta que en 1983 y en Villaverde (Madrid) se hace un manifiesto que trata de definir y aglutinar lo que ya era una realidad. Las Radios Libres.  
MANIFIESTO DE VILLAVERDE
En una sociedad cuya realidad está altamente centralizada e informatizada, donde los medios privados y públicos de comunicación son poder y están al servicio del poder, las RADIOS LIBRES surgen ante la necesidad y el derecho de toda persona individual o colectiva a expresar libremente sus opiniones y criticar y ofrecer alternativas en todo aquello que le afecta directa e indirectamente. Las radios libres nos caracterizamos por: •Un carácter no profesional, entendiendo que la comunicación no debe ser un medio de lucro.
•Un funcionamiento autogestionario basado en la toma de decisiones de forma directa por todos aquellos que participan activamente en la vida de la radio.
•Somos autónomos. La radio libre se constituye al margen de todo grupo de presión político o económico que pueda o quiera alterar en su provecho el mensaje a difundir y, obviamente, rechazamos cualquier tipo de publicidad directa o indirecta.
•La radio libre es participativa. Está al servicio de la comunidad donde se integra, potenciando la unificación de los conceptos emisor/receptor.
•Las radios libres surgen como necesidad de llevar la comunicación al marco cotidiano y como lucha contra el monopolio y la centralización de la comunicación.
•Finalmente nos definimos como radios libres de todo compromiso que no sea el de difundir la realidad sin cortapisas y las opiniones sin limitación. Las radios libres pretendemos potenciar toda una práctica de comunicación basada en un enfrentamiento radical contra todo tipo de relación social de dominación y, por tanto, apostamos por una forma de vida alternativa a la actual.
COORDINADORA DE RADIOS LIBRES
Villaverde, 21-22 de mayo de 1983

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*